LOS USOS COSMÉTICOS DEl ARGÁN

El aceite de argán puro y virgen está valorado como una verdadera joya para el cuidado de la cara, del pelo, de las uñas y del cuerpo. Es un aceite único, cuya eficacia, avalada por siglos de tradición, ha sido y sigue siendo en la actualidad corroborada por la investigación científica.

Es un aceite muy rico en gamma-tocoferol, forma de la Vitamina E con una mayor capacidad antioxidante que el resto de formas de esta vitamina, lo cual explica sus buenos resultados en la lucha contra la oxidación y los radicales libres, causa directa de la falta de elasticidad de la piel, y la consiguiente  aparición de arrugas, estrías, etc. Esta actividad antioxidante junto con su alto contenido en ácidos grasos esenciales hace que el Aceite de Argán presente propiedades extraordinarias de regeneración de tejidos, atenuando cicatrices y arrugas y aportando tersura y suavidad a la piel. Por otra parte, al no ser comedogénico y oxigenar la piel favorece la restauración de la capa hidrolipídica y de las células cutáneas, aportando también hidratación, elasticidad, suavidad, protección contra la sequedad y luminosidad a la piel.

El aceite de argán contrariamente al aceite de rosa mosqueta, por ejemplo, al ser "no comedogénico" no obstruye los poros. Por lo tanto resulta recomendable incluso para las personas que tienen piel grasa y/o acné con resultados muy favorables en la recuperación de marcas o cicatrices residuales de dicha patología, aunque en un primer tiempo y por pura lógica, uno se muestre reacio o dude de la conveniencia de aplicar un aceite en una piel de por sí grasa.


USO CAPILAR
  • Proporcionará brillo y resistencia al cabello seco, apagado y quebradizo. Eso se debe a su contenido en lupeol, que favorece la generación de queratinocitos, células que producen la queratina, principal componente de epidermis, cabello y uñas. 
  • Así también regenerará uñas abiertas o quebradizas, fortaleciéndolas y protegiéndolas de las agresiones externas.

USO COSMÉTICO
  • Antiarrugas.
  • Cicatrizante.
  • Revitaliza la piel y le aporta bienestar.
  • Trata las uñas debilitadas.
  • Alimenta las fibras capilares.
  • Promueva la renovación celular.
  • Estimula la regeneración y la oxigenación de la piel.
  • Neutraliza los radicales libres y protege contra las agresiones externas.
  • Trata las irritaciones cutáneas, acné, eczema, estrías del embarazo, dermatitis, quemaduras, psoriasis, varicela...
  • Hidrata el cabello después del baño de mar.
  • Hidratación y tratamiento para la piel de los bebés.
  • Fortalece el cabello aportándole brillo y flexibilidad.