ORO y DIAMANTE EN COSMÉTICA

El oro y el diamante han sido utilizados y venerados por las civilizaciones antiguas gracias a sus propiedades exfoliantes y regeneradores de la piel, el oro y los diamantes se han convertido ahora en el último descubrimiento para las firmas de lujo. 

Auténticas joyas para la piel, que multiplican su eficacia gracias a la incorporación de tecnologías como la nanociencia, que se anuncia como la responsable de la revolución cosmética de los próximos años. 

Un nano es la billonésima parte de algo. En una crema, esto se traduce en la reducción al mínimo de las partículas que la componen. Cuanto más pequeñas, más fácilmente asimilables por la piel, a través de la que circulan a toda velocidad hasta sus capas más profundas... para convertir en oro todo lo que tocan.