Ilumina, protege y regenera

No se necesitan grandes dosis de imaginación para sospechar que las partículas de oro espolvoreadas sobre el rostro aportan un brillo especial. En este hecho, constatable a simple vista, se inspiraron nuestros científicos para añadir partículas de oro de 24 quilates en suspensión, que transforman esas motas en la ansiada luminosidad de la piel. 

Está demostrado científicamente que las partículas de oro estimulan la micro-circuladión sanguínea y celular. Nutre y revitaliza la piel con su acción antioxidante, ayuda a reducir las ojeras y mejora y disimula las arrugas, además de reforzar la barrera protectora de la piel, minimizando el efecto de las agresiones externas. 

Nuestra firma de lujo aprovecha las posibilidades cosméticas de este metal precioso, cuyas virtudes vigorizantes, estimuladoras de la circulación y protectoras, se mencionaban por primera vez en el "Tratado de iniciación a la farmacopea china", publicado bajo la dinastía Ming.  Ahora, hemos unido la eficacia de la cosmetología actual como es el aceite puro y ecológico de argán a estos conocimientos ancestrales, para exprimir todas las posibilidades del oro en forma de micropartículas.

Ahora, hemos unido la eficacia de la cosmetología actual como es el aceite puro y ecológico de argán a estos conocimientos ancestrales, para exprimir todas las posibilidades del oro en forma de micropartículas.